Movimiento

warning: Creating default object from empty value in /home/cambio1/public_html/unecperu.org/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

EL ASESOR

CAPITULO IV

EL ASESOR

SUMARIO

- Función del asesor
- Características del adulto
- Función educativa del adulto
- El asesor educador de la fe
El adulto y la espiritualidad del militante - Dificultades o peligros que atentan contra un recto sentido de Dios - Cristo en la vida del militante.
- El asesor y la revisión de vida

Movimientos de A.C. especializada en el siglo XXI. Aportes para la reflexión

Este Memo. es una primera aproximación, y debe ser complementado tanto por la discusión interna del MIIC como por las discusiones con los otros Movimientos participantes del proceso de discusión.

I – ENFOQUE DEL TEMA.

Partimos de la convicción de que nuestros Movimientos son pertinentes y útiles para el futuro, que “tienen algo que decir y que hacer” en la Iglesia y en la sociedad. A la vez, somos conscientes de que se encuentran desafiados y sufren dificultades en su propia estructura y en su relacionamiento con el contexto.

No es nuevo, ni en la Iglesia ni en la sociedad, que grupos portadores de fuertes intuiciones, que asumen un rol protagónico en determinadas coyunturas y contextos, difundan su mensaje más allá de sus propias fronteras, sufran cuestionamientos provenientes de los cambios de contexto en que surgieron, y caigan en una cierta perplejidad hasta que logren redefinir sus intuiciones básicas y su función.

Interrogando el Proyecto: ¿De qué formación hablamos?

¿Qué es y en qué consiste la formación en un Movimiento como el nuestro? ¿Cuáles son los criterios y las referencias que debemos tener presentes al momento de formular un Plan de Formación para nuestros miembros? Aunque estas preguntas no encontrarán siempre una misma respuesta, el Equipo de este Secretariado quiso expresar su reflexión al respecto.

Echar una mirada sobre el camino recorrido por nuestro Movimiento en América Latina, permite comprobar que una de sus características más importantes ha sido la de tomar cristianos comprometidos con la transformación de toda expresión de injusticia y opresión; y con la construcción de una sociedad distinta.

Esta formación recibida por nuestros miembros ha dependido, en sus rasgos más específicos, de las distintas épocas y contextos históricos vividos por el Movimiento y de las consiguientes prioridades que correspondieron a esos momentos, en su búsqueda de fidelidad a su misión evangelizadora. Para nuestro Movimiento, la práctica ha sido siempre la fuente esencial de su espiritualidad. Aquello que denominamos compromiso concreto ha constituído la manera de hacer realidad el amor por el otro. Pero hoy en el Movimiento se vuelve a tomar conciencia de la necesidad de contar, simúltaneamente,con una formación acorde con las exigencias de ese compromiso y del medio específico en el que realizamos nuestra tarea evangelizadora.

Syndicate content